El Ayuntamiento de Colmenarejo pone en marcha una campaña de concienciación para la retirada de excrementos caninos de la vía pública

mascota-educadaEl Ayuntamiento de Colmenarejo, a través de las concejalías de Seguridad y Medio Ambiente, va a poner en marcha la ‘Campaña Mascota Educa’, una campaña que se realizará durante el mes de noviembre y que está orientada a la vigilancia en el cumplimiento de la Ordenanza Municipal sobre Animales domésticos, en especial al control de la recogida de los excrementos de los perros por parte de sus propietarios.

A pesar de que la mayoría de los ciudadanos tiene una conducta cívica ejemplar y es muy responsable en relación al cuidado de sus animales de compañía y su comportamiento, se ha detectado un aumento del número de excrementos de mascotas abandonados en la vía pública. Este hecho se ha convertido en una molestia para los vecinos que pasean por el municipio y alrededores y puede convertirse en un verdadero problema si no se ataja a tiempo. Aparte de causar un problema evidente de imagen a Colmenarejo, es mucho más relevante el relacionado con la salud de los vecinos, ya que abandonar los excrementos sin control crea focos de transmisión de enfermedades infecciosas que pueden afectar a las personas.

El principal objetivo de la campaña es sensibilizar y concienciar a los dueños de perros de la necesidad, de controlar los animales a su cargo y no ocasionar perjuicio alguno al resto de usuarios de las vías públicas. En este sentido, la Policía Local de Colmenarejo realizará sus actuaciones encaminadas a la vigilancia del cumplimiento de la normativa municipal en tres aspectos: la recogida de excrementos, que los perros no deambulen sueltos y el cumplimiento de la norma sobre los Perros Potencialmente Peligrosos.

Por ejemplo, en la Ordenanza de Animales domésticos, la no adopción de medidas oportunas para evitar que los animales ensucien con sus deyecciones en los espacios públicos o privados de uso común, supone una infracción leve sancionada con  multas que van desde los 90 hasta los 300 euros. Para esta labor, incluso la Policía Local podrá ir de paisano para comprobar, sobre todo en aquellos espacios sensibles como parques, zonas de juegos infantiles y similares, el estricto cumplimiento de lo regulado en la ordenanza municipal de animales domésticos.